Unidad de próstata

La Próstata es una glándula relacionada con el sistema reproductor del varón. Se encuentra situada entre la vejiga y el recto, rodeando a la uretra (conducto urinario)  en este tramo.

Su función principal es la de producir un líquido, el liquido seminal, que se une al semen y es capaz de mejorar la calidad de los espermatozoides.

Es el órgano que con mayor frecuencia afecta a los hombres  mayores de 50 años.

Unidad de próstata

Su tamaño normal, en un adulto, es similar al de una nuez. Sin embargo, a partir de los 40 años, la Próstata puede comenzar a crecer espontáneamente; este crecimiento puede ser benigno (hiperplasia) o maligno (cáncer).  El diferenciar a tiempo si se trata de un tipo de crecimiento u otro, es esencial. Un diagnóstico precoz del cáncer de próstata puede permitir su curación.

Las alteraciones o enfermedades que con mayor frecuencia afectan a la próstata, son:

  • La Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP). Cuando se trata del crecimiento benigno comentado.
  • El cáncer de Próstata. Cuando se produce un crecimiento maligno.
  • La Prostatitis. Cuando hay infección de este órgano.

Hipreplasia benigna de próstata (HBP)

Hablamos de HBP cuando se produce un crecimiento rápido de la próstata, lo que suelo ocurrir a partir de los 40-45 años. Este crecimiento va a ser el responsable de problemas para orinar que van apareciendo en la mayoría de los hombres a partir de estas edades.

¿ Cómo se manifiesta ?

  • Orinar con mayor frecuencia
  • Tener que levantarse por la noche para orinar
  • Tener que ir rápidamente al Servicio cuando aparecen las ganas de orinar
  • Dificultad al iniciar y al terminar la micción
  • Goteo al terminar de orinar
  • Sensación de vaciamiento incompleto de la vejiga
  • Disminución de la fuerza del chorro miccional (nos meamos los zapatos)
  • Dolor o escozor durante la micción

Estos problemas van avanzando con el tiempo y la retención urinaria que provocan puede alcanzar a los riñones y ocasionar una insuficiencia renal.

¿Qué tratamiento tiene?

Depende de la situación cada paciente. En ocasiones será suficiente una vigilancia periódica,  junto con unas medidas higiénico-dietéticas; otras veces será preciso un tratamiento médico; y en casos más avanzados, habrá que recurrir al tratamiento quirúrgico.
En cuanto a este tratamiento mediante cirugía, existen distintas opciones:

  • La R.T.U. (Resección transuretral) de la Próstata, que consiste en la extirpación del tejido prostático que ha crecido en exceso, lo que se realiza mediante un instrumento que se introduce por el conducto por donde sale la orina (uretra).
  • El Láser Verde (Green Light HPS). Se trata de una moderna técnica en la que mediante la utilización de un rayo  láser, se lleva a cabo la eliminación del tejido prostático sobrecrecido. Esto se consigue introduciendo una pequeña fibra por el conducto de la uretra. Apenas requiere unas horas de hospitalización y nos permite volver a la actividad normal, sin esfuerzos,  en 2-3 dias.  (comentada con más detalle en su apartado específico).
  • La cirugía abierta, es decir, mediante la realización de una incisión, que se emplea sólo en casos de próstatas muy grandes.

¿ Este crecimiento benigno puede malignizarse ?

Con independencia de esa parte que ha crecido excesivamente, en cualquier otra zona de esa próstata puede aparecer un cáncer. Es por  lo tanto muy importante continuar con las revisiones periódicas que nos permitan detectar cualquier crecimiento maligno precozmente.


Cáncer de próstata

Se debe a un crecimiento maligno de la próstata.  Su frecuencia aumenta con la edad, siendo el tumor más frecuente del varón, aunque su mortalidad sea inferior al cáncer de pulmón y a los del aparato digestivo.

¿ Cómo se manifiesta ?

El cáncer de próstata generalmente no produce síntomas, o éstos aparecen muy tardíamente. Por ello son tan importantes las revisiones periódicas de la próstata, que nos permitan descubrir este tipo de cáncer que puede desarrollarse en silencio, sin ninguna manifestación, o confundiéndose con una Hiperplasia Benigna de Próstata.

¿ Cómo se diagnostica ?

En la Unidad de Próstata de la Clínica Multimédica Centro, está protocolizado un estudio que comienza con una completa y detallada Historia Clínica, e incluye analíticas específicas de sangre y orina, y tacto rectal. Otras pruebas: ecografía, Flujometría, … Cuando los resultados de estas pruebas así lo sugieren, realizamos una Biopsia Prostática ecodirigida, con resultado que nos permite diferenciar definitivamente si se trata de un crecimiento benigno o maligno.

¿ Qué tratamiento tiene ?

Cuando el diagnóstico se realiza de forma precoz, los resultados son excelentes, incluso con curación. Pero cuando se diagnostica tardíamente y el cáncer ya se ha extendido fuera de la próstata, solamente se puede intentar su control evolutivo, pero la no curación.
Existen tres tipos de procedimientos:

  • La Prostatectomía radical: Es la extirpación completa de la próstata y de las vesíaculas seminales.
  • La Radioterapia: Consiste en la administración de radiaciones externas sobre la próstata.
  • La Braquiterapia: Consistente en inyectar una partículas radioactivas directamente en la próstata, a fin de intentar eliminar las células cancerosas.

Prostatitis

La Prostatitis es la inflamación de la Próstata, y engloba distintos cuadros o síndromes:

  • Prostatitis bacteriana aguda o crónica.- Se manifiesta con importantes molestia al orinar y se acompaña de fiebre alta.
  • Síndrome de Dolor Pelviano Crónico.- Es un cuadro frecuente que cursa con molestias al orinar, dolor, mantenidos en el tiempo, así como con gran afectación de la calidad de vida.

PREGUNTAS FRECUENTES¿Quién debe hacerse revisiones urológicas periódicas?

Todos los varones, a partir de los 45-50 años, deben hacer revisiones anuales.
¿Es importante saber si el crecimiento prostático es de tipo benigno o maligno?

Es esencial. Un cáncer diagnosticado en una fase precoz, localizada, puede llegar a eliminarse completamente con un tratamiento adecuado.
¿Qué es el PSA?

Es una sustancia que se detecta en sangre y puede tener relación con el crecimiento de la próstata o la existencia de un tumor prostático.
Tengo incontinencia urinaria y soy mujer ¿Tengo que acudir al urólogo o al ginecólogo?

La incontinencia es un trastorno de la vejiga, que pertenece al campo de la especialidad de Urología. La mayoría de las pérdidas involuntarias de orina en la mujer van asociadas a debilidad del suelo pélvico (las estructuras musculares y tendinosas que sostienen órganos pélvicos tales como el útero y vejiga). El tratamiento va desde la rehabilitación de la musculatura pélvica con ejercicios específicos, hasta la cirugía con excelentes resultados. El objetivo es impedir la salida de orina mediante la colocación de bandas de material sintético alrededor de la uretra. Es importante destacar que lo mejor es la prevención, por lo que la reeducación del piso pélvico es muy importante realizarla después de los partos o cirugías de órganos pélvicos como la uterina.
¿Qué debo hacer si presento sangre en la orina o en el semen?

La presencia de sangre en la orina o en el semen, acompañada o no de otros síntomas, pueden avisarnos de problemas, como infecciones urinarias, litiasis, e incluso tumores de vejiga o riñón. Es necesario por tanto, acudir al especialista para realizar un estudio completo que permita un diagnóstico correcto y un adecuado tratamiento.
¿A partir de qué edad debo hacerme una revisión prostática?

El motivo de realizar una revisión prostática anual es el detectar de forma precoz el cáncer de próstata, lo que va a facilitar en gran medida el alcanzar la curación. Debe realizarse a partir de los 45 – 50 años, especialmente en caso de antecedentes familiares de primer grado afectados de cáncer de próstata.
¿Debo acudir al urólogo si tengo problemas de erección?

Los problemas de erección o disfunción eréctil son uno de los motivos de consulta más frecuente en urología. Se trata en muchos casos una manifestación de un trastorno circulatorio, metabólico, neurológico, prostático,… cuyo diagnóstico y tratamiento debe ser realizado y coordinado por el urólogo en colaboración con otros especialistas.
¿Los urólogos también ven a las mujeres?

Naturalmente que sí. Las enfermedades urológicas no son exclusivas de los hombres. Las enfermedades de las vías urinarias y de la vejiga afectan tanto a hombres como mujeres. Por ejemplo, las cistitis y las infecciones renales, los cálculos urinarios y el cáncer de riñón o el de vejiga, afectan a ambos sexos, y pertenecen a la especialidad de la urología.