Cirugía de la mama

REDUCCIÓN DE MAMAS  (MAMOPLASTIA DE REDUCCIÓN)

Un pecho excesivamente voluminoso o demasiado caído es causante de dolores y desviaciones en la espalda, alteraciones en la piel a nivel del surco submamario, malposiciones con los hombros hacia delante para esconder estas alteraciones, etc.

reduccion-mamaria
La mamoplastia de reducción por tanto, no es sólo una cuestión estética. Por una parte busca conseguir un pecho más proporcionado con el resto del cuerpo, más ligero y firme, eliminando la grasa y piel excesiva. Por otra parte, además, pretende solucionar los problemas físicos y psicológicos derivados del excesivo volumen.

Existen diferentes técnicas quirúrgicas en función del tamaño del pecho, edad de la paciente, etc. Por lo general, son necesarias incisiones alrededor de la areola, verticales y horizontales en el pliegue submamario (en forma de ancla).

Las candidatas ideales a este tipo de cirugía son aquellas mujeres que objetivamente tienen un pecho excesivamente voluminoso y desproporcionado con el resto del cuerpo, que además es causa de problemas físicos y psicológicos. Sin embargo, para aquellas mujeres que tan sólo desean un pecho más pequeño por percibir una imagen irreal de su cuerpo, esta intervención no es aconsejable. Tampoco es una intervención recomendada en mujeres que pretenden dar de mamar tras un futuro embarazo.

Hay que tener en cuenta que las cicatrices resultantes de esta cirugía son siempre permanentes y visibles, aunque queden ocultas bajo el sujetador y puedan ir disimulándose con el paso del tiempo.

Como en todas las intervenciones de cirugía estética, debemos buscar mejorar nuestro aspecto, nunca pretender la perfección absoluta. Será el cirujano plástico quien pueda informarte adecuadamente de manera personalizada, de acuerdo a tus expectativas y a tus circunstancias individuales, de las distintas opciones y de los posibles resultados.

AUMENTO DE MAMAS  (MAMOPLASTIA DE AUMENTO)

Los cánones de belleza actuales hacen que el aumento del volumen del pecho sea uno de los más solicitados en las Unidades de Cirugía Estética.

mamoplastia de aumento
De manera natural, a lo largo de la vida de la mujer hay etapas  que provocan modificaciones del volumen, forma y posición del pecho. Así ocurre durante el embarazo, la lactancia / postparto, o la menopausia. Pero además,  en el pecho femenino hay que considerar otros aspectos derivados de sus atribuciones estéticas, sexuales o psicológicas. Por otra parte, no hay ninguna mujer que tenga una perfecta simetría en cuanto al volumen, posición y forma de las mamas.

En la mamoplastia se busca además de un aumento de volumen y una corrección de la forma, corregir estas asimetrías y conseguir una apariencia más joven, con un pecho más firme, natural al tacto y con un perfil más equilibrado.

Antes de someterse a este tipo de cirugía es imprescindible tener muy claro lo que se pretende conseguir, teniendo en cuenta las limitaciones que cada persona tiene, condicionadas por su propia estructura  anatómica, la cantidad de grasa que ya se posee, la elasticidad y grosor de la piel, etc. En este sentido, un buen profesional especialista en cirugía plástica, podrá aconsejar y orientar en lo más conveniente para cada situación, sin pretender conseguir resultados más allá de lo que el organismo admite por sus características y para mantener una adecuada armonía con el resto del cuerpo. Una mala elección del tamaño pretendido puede acarrear problemas con el paso del tiempo.

Existen diferentes tipos de implantes: de silicona, hinchables, anatómicos, redondos, lisos, rugosos,… casi siempre se utilizan prótesis de silicona de superficie rugosa, rellenas de gel.

El aumento mamario se realiza a través de una pequeña incisión que se realiza, dependiendo de la anatomía del paciente y de las preferencias de su cirujano plástico, alrededor de la areola, en el surco submamario o en la axila, de forma que la cicatriz resultante sea casi invisible. A través de esta incisión se levanta el tejido mamario, se crea un bolsillo y se coloca la prótesis, directamente debajo del tejido mamario o debajo del músculo pectoral.

Prótesis mamarias

Puntualizaciones: La mamoplastia no interfiere la capacidad para a lactancia si quedas posteriormente embarazada. No obstante, hay que tener en cuenta que aunque el embarazo no suele afectar, existe la posibilidad de que las mamas puedan descolgarse algo en esa nueva situación, especialmente dependiendo de la duración de la lactancia.

Es absolutamente injustificada la creencia popular de que los implantes mamarios pueden explotar en los aviones o haciendo submarinismo. Tampoco existe evidencia científica probada de que las prótesis provoquen cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo. La colocación de una prótesis no impide la realización de mamografías.

Como en todas las intervenciones de cirugía estética, debemos buscar mejorar nuestro aspecto, nunca pretender la perfección absoluta. Será el cirujano plástico quien pueda informarte adecuadamente de manera personalizada, de acuerdo a tus expectativas y a tus circunstancias individuales, de las distintas opciones y de los posibles resultados.

ELEVACION DE MAMAS  (MASTOPEXIA)

Con el paso de los años, los embarazos y la lactancia, la piel de las mamas pierde su elasticidad y los pechos pierden su firmeza, quedando sometidos y más sensibles a la continua acción de la fuerza de la gravedad, lo que determina que, de forma paulatina pero progresiva, terminen descolgándose y adquiriendo una textura y forma antiestética.

mastopexia

La mastopexia es un procedimiento quirúrgico que hace posible elevar el pecho y dotarle de más firmeza. Cuando la mama, además de caer ha perdido parten de su volumen, se puede también colocar una prótesis que aumente su tamaño.
Si se tiene previsto tener más hijos, es aconsejable retrasar la intervención, ya que el embarazo puede provocar la pérdida de parte del resultado conseguido.


Hay que tener en cuenta que las cicatrices resultantes de esta cirugía son siempre permanentes, aunque queden ocultas bajo el sujetador y puedan ir disimulándose con el paso del tiempo.
Los controles mamográficos apropiados para cada mujer según su edad pueden seguir realizándose.


Será el cirujano plástico quien pueda informarte adecuadamente de manera personalizada, de acuerdo a tus expectativas y a tus circunstancias individuales, de las distintas opciones y de los posibles resultados.

Como en todas las intervenciones de cirugía estética, debemos buscar mejorar nuestro aspecto, nunca pretender la perfección absoluta. Será el cirujano plástico quien pueda informarte adecuadamente de manera personalizada, de acuerdo a tus expectativas y a tus circunstancias individuales, de las distintas opciones y de los posibles resultados.

ASIMETRÍA MAMARIA

Si dividiésemos el cuerpo en dos mitades mediante una línea que discurriese de arriba abajo por la mitad del mismo, encontraríamos que ambas partes, derecha e izquierda, no son exactamente iguales. Es decir, existe una asimetría natural. Estas diferencias, a menudo son discretas y pasan inadvertidas, pero cuando son exageradas pueden plantearnos problemas.

Naturalmente esta asimetría puede afectar al pecho, pudiendo encontrar variaciones en el tamaño, forma, altura , etc. En estos casos, las distintas técnicas que nos ofrece la cirugía plástica, permiten corregir satisfactoriamente estas diferencias, aumentando o reduciendo el volumen, según convenga; elevando la mama cuando sea necesario, etc.

En ocasiones, para llegar a alcanzar un resultado con la simetría deseada es necesario modificar ambas mamas.

RECONSTRUCCIÓN MAMARIA

reconstruccionmamaria

La reconstrucción de una mama en mujeres que han sufrido una mastectomía (extirpación de una mama) a consecuencia de un cáncer, tiene como finalidad el crear un nuevo pecho muy parecido a una mama natural.
En estos casos,  además de reconstruir el órgano extirpado, la cirugía ayuda a solucionar los problemas psicológicos derivados de la situación.

Existen diversas técnicas reconstructivas. Será el Cirujano Plástico quien te explicará todo  detalladamente y te ayudará a elegir la más adecuada. Junto podéis planificar el proceso, determinando el número de intervenciones necesarias desde el inicio hasta la reconstrucción final de la areola y el pezón. Es necesario el trabajo conjunto del cirujano y del oncólogo, ya que el tipo de cáncer y el tratamiento posterior requerido, serán fundamentales a la hora de decidir la técnica a emplear.

Conviene aclarar que la reconstrucción mamaria no aumenta la posibilidad de reaparición del cáncer.

La fotografías originales han sido extraídas de las páginas webs: drpalao.com, fundacionestetica.com, entremujeres.com, isciii.es

Contacto

+351 271518150

info@multimedicalusa.com

multimedicalusaspain

mapa2

40.611216,-6.793327
Largo 25 de Abril
Vilar Formoso
Portugal